POST GUERRA, CONTROL Y PRE-DIVERSIDAD

 

Durante la Gran GuerraI y los años posterioresa Canadá continuó necesitando inmigrantes y no dejó de ser un lugar atractivo para quienes por diversas razones debían abandonar sus lugares de origen, pero el ingreso de extranjeros fue limitándose a sectores de actividad muy específicos, se continuó con la política de exclusión de la población no europea y además se multiplicaron las razones que podían motivar la expulsión de quienes eran considerados indeseables.

Sólo podemos incluir aquí algunos ejemplos…

A partir de 1919 se incrementaron los controles sobre las mujeres inglesas jóvenes que eran traídas por agencias especiales para trabajar en el servicio doméstico. Esas mujeres enfrentaban el riesgo de ser expulsadas bajo la sospecha de que habían tenido conductas inmorales o comportamientos inadecuados o irrespetuosos, entre los cuales estaba el casarse sin autorización de sus empleadores.

Los inmigrantes no británicos podían ser expulsados si participaban de huelgas o protestas y a partir de 1919 y tras la huelga de Winnipeg, la posibilidad de deportación por motivos políticos se extendió también a los inmigrantes nacidos en Inglaterra.

Las personas provenientes del Sur de Europa continuaron estando excluidas ya que de acuerdo a las corrientes eugenésicas -que en Canadá tenían un predicamento importante-, no eran realmente «blancas». Pero comenzaron a funcionar agencias que contrataban contingentes de inmigrantes temporarios en países como Italia, Grecia o Portugal para el desarrollo de actividades específicas, como la construcción o las tareas demésticas. Muchos de aquellos inmigrantes, como los trabajadores italianos de la fotografía (en especial los que realizaban trabajos que debían interrumpirse con la llegada del invierno) retornaban a sus países de origen cada año. Otros encontraban el modo de permanecer más tiempo, como el músico ambulante de la fotografía siguiente, y poco a poco iban aportándole nuevos sonidos, nuevos sabores y nuevas idiosicracias a una sociedad que los veía con extrañeza y desconcierto pero los necesitaba.

A partir de 1923 (el mismo año en que se prohibía definitivamente el ingreso de inmigrantes chinos y se extremaban los controles para desalentar el ingreso de los de “cualquier raza asiática”), se abrió una cuota de 185.000 inmigrantes centro y nor-europeos destinados al trabajo en los dos principales ramales ferroviarios ya que las empresas no podían cubrir sus necesidades de personal. Sin embargo en esos mismos años se le negó el ingreso a familias menonitas que huían de la Unión Soviética sobre la base de que tenían «peculiar habits, modes of life and methods of holding property».

Aquellos no fueron años fáciles para quienes podían ser vistos, por razones de color, de procedencia geográfica o de creencias religiosas, como «otros»…

Sin embargo y a pesar de todo, algunas comunidades que habían enfrentado las mayores dificultades, como la japonesa, prosperaban y comenzaban a demostrar, con su propio ejemplo de integración y adaptación, que la diversidad no era un riesgo y que la llegada de personas no europeas no significaba una catástrofe.

Eran verdaderos resquicios de diversidad, que animaban a pensar que el modelo de políticas excluyentes podía estar llegando a su fin…

 

Pero fue en aquel momento, casi al mismo tiempo en que los chicos japoneses juegan frente al negocio de sus padres en Vancouver que ocurrió lo que nadie esperaba… El crack de la Bolsa de Nueva York de 1929.

 

Si te interesara ampliar información acerca de las corrientes eugenésicas y las políticas inmigratorias, puedes consultar el Eugenics Archive, con un click aquí.


Imágenes:

Partida de jóvenes británicas destinadas al servicio doméstico en Toronto,

Trabajadores temporales italianos contratados para tareas de construcción en Toronto.

Músico ambulante en las calles de Toronto.

Familia mennonita originaria de la Unión Soviética.

Niños canadienses de ascendencia japonesa jugando en una calle de Vancouver.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre *